Inicio

10 PASOS PARA EXCITAR A UNA MUJER

Existen algunas técnicas comprobadas por seductores profesionales, que te ayudarán a excitar a una mujer y hacerla tuya con clase, estilo, y de manera natural. Métodos tan eficientes, que será ella quien te suplicará por un poco de eso que tú hace tiempo quieres darle, haciendo uso de estrategias tanto verbales como no-verbales. Verás que quizás hasta te lamentes por no haber sabido de estas tácticas en el pasado. ¡Porque funcionan! Veamos…

Una vez que hayas logrado excitarla al punto que ella te pida más, no la decepciones. En este campo, las segundas oportunidades no son comunes, y además, debes quedar siempre como un caballero que cumple lo que promete. En un próximo post hablaremos de algunas buenas prácticas para que cierres con broche de oro la faena. Pero por ahora lee bien y ponte serio, que esto recién comienza…

Técnicas verbales para excitar mujeres

La primera parte de tu estrategia debe ser verbal: comienza a seducirla utilizando la palabra. Aunque es obvio que hace rato quieres meterle mano, hay que tomarlo con calma y pensar fríamente. Dejar primero que surja en ella la idea de considerarte una opción en las lides amatorias, y que se vaya acostumbrando a la idea .

Paso 1: Háblale de sexo

¿Cómo vamos a hacer que una mujer se excite y piense en acostarse con nosotros si no sembramos esa idea en su cabeza? Ella no lo hará si no trabajamos en ello, llevando las conversaciones hacia lugares que harán que ella, sin proponérselo, se imagine en la cama contigo. Algunos ejemplos:

“Oye, mira a esa chica bailando allí. Se nota que debe ser muy mala en la cama sólo por la forma en que se mueve…”

“Estaba leyendo el otro día que las mujeres que se ponen pintalabios de colores encendidos suelen ser mejores haciendo sexo oral que aquellas que no…” (dependiendo qué tan liberal sea la chica, no vayas a asustarla hablando de karaoke antes de tiempo…).
“El otro día una amiga me decía que ustedes las chicas comparan la manera de bailar de un hombre con el sexo… ¿es eso verdad?”

Paso 2: Sácala del grupo, quédate con ella a solas

Un buen empujón para aumentar la pulsión sexual es estar uno a uno, de lo contrario ella podría distraerse con sus amig@s y tu magia no funcionará. Toma las riendas de la situación llevándola a otro sitio y sigue construyendo la conexión. Algunas tácticas:

“Oye, voy por un trago, ¿Me acompañas?”
“Estoy que me muero de hambre. ¿Vamos por algo de comer y volvemos?”
“Ven conmigo, quiero mostrarte algo…”

Paso 3: Baja las revoluciones y háblale sexy

Para seducirla es preciso ser delicado con las palabras. Si bajas la velocidad en la que hablas, haciendo pausas entre cada frase y mirándola a los ojos mientras lo haces, ella estará pronto comiendo de tu mano y más. Piensa en el estilo de James Bond. Sí, así mismo.

Técnicas no verbales: el próximo nivel de pulsión sexual

Una vez superada la primera fase verbal, es hora de ponernos físicos. Es aquí donde la cosa se empieza a calentar de verdad. Así que vamos con el…

Paso 4: Tráela hacia ti

A las mujeres les gustan los tipos decididos, así que mírala a los ojos, pon tus manos alrededor de su cintura y tráela hacia ti lentamente, de manera que tu pelvis toque la suya. Esta jugada es altamente sexual y preparará bien el terreno para un beso. Quizás sea esta la mejor manera de excitarla, ya que le hará notar que eres un hombre dominante.

Paso 5: Usa el método de la mirada triangular

Esta es una técnica comprobada que te ayuda a construir una conexión y acelera el camino hacia el beso. Cuando la mires, empieza por el ojo izquierdo y quédate mirándolo por 3 segundos. Luego, haz lo mismo con el ojo derecho, 3 segundos. Finalmente, lleva tu mirada hacia sus labios por un par de segundos. Repite el operativo cíclicamente por uno o dos minutos… estarás sembrando en su mente la idea de que quieres darle un beso. Si te pregunta por qué le miras la boca… ¡pues dile la verdad!

Paso 6: Prueba con una mejilla

A veces, si tienes poca experiencia, es posible que te cueste identificar el momento preciso para ir hacia el beso. Aquí te explicamos cómo saber si ella está lista…

Empieza con un beso en la mejilla, colocando tus manos una en cada uno de sus brazos. Asegúrate de que este beso caiga muy cerca de su boca y fíjate cómo reacciona: ¿aparta su cabeza como rechazándolo… o va ella también por un beso de verdad? Si ella se aparta, ve por un segundo beso, pero mantén tus manos siempre sosteniendo sus brazos. ¿Por qué? Simple: si retiras tus manos de sus brazos tras el primer intento, aquello le comunica a ella que estás reconociendo el rechazo de este beso. Más bién si mantienes tus manos allí y vas por un tercer intento en la mejilla, haciendo obvio que vas hacia la mejilla, será ELLA quién se sentirá avergonzada (¡ja!).

Paso 7: Hazle sentir que te importa

Todos somos animales sexuales al final del día, por lo cual es importante que, además, le comuniques que te preocupas por ella. Es tan sencillo como quitar el pelo de su rostro y acomodárselo detrás de la oreja delicadamente para que ella reconozca el gesto. Y tus chances de abrir el marcador seguirán aumentando.

Paso 8: Bésale la frente

Para las mujeres, es muy excitante y les encanta cuando les damos un beso en la frente. Es una muestra de afecto que hará que le gustes un poco más incluso a la más complicada de las chicas. Esto lo han visto en películas, y por lo tanto está ya instalado en sus subconscientes y funcionará, así que hazlo.

Paso 9: Toca su cintura y estómago

Si una chica te permite tocar su cadera y dejar la mano allí sin escaparse… ya la puedes besar. Es universal, muchachos: hora de ir por el beso.

Ahora, si es ella quien toca tu estómago o tu pecho, es ella quien quiere besarte a ti. Palabra de hombre.

Opcional: pon las manos en su rostro. Esta es una jugada de macho dominante, si colocas ambas manos o una sola en su rostro, ve y bésala. Ella no hará mucho por resistir. Las mujeres prefieren ser dirigidas en el terreno sexual (la mayoría de ellas, digamos), así que ella no te rechazará y seguirá el impulso.

Paso 10: Descifrar sus señales y manos a la obra.

Si ella te esta mirando, dejando sus ojos posados sobre ti, con las pupilas dilatadas y quizás posando su mano sobre tu brazo o estómago, ella quiere un beso. ¡Dáselo! Cuanto más veces lleves a cabo este proceso, se irá haciendo más fácil. Leer las señales de las mujeres toma algo de práctica, pero con el tiempo sabrás hacerlo casi por instinto. Algunos seductores nacen, pero la mayoría se hacen en el campo. Así que… ¡a entrenar!